A partir de ahora podrá ver sus muestras en el nuevo portal que hemos desarrollado a tal efecto, Besafer
Las claves de acceso son las mismas que hasta ahora estaba utilizando en la zona de usuario. Si tiene algún problema no dude en ponerse en contacto con nosotros a través de los teléfonos que encontrará en la zona de contactos.
home :: sala de prensa :: artículos técnicos

Artículos técnicos

Metodologí­as de cuantificación de Nitrógeno foliar ¿Kjeldahl o Dumas?

27/07/2012 - Agronomía
Desde hace un tiempo se discute cuál es la mejor metodologí­a para medir nitrógeno en tejidos vegetales. Antes de decidir cual es la forma, debemos conocer de qué hablamos, qué métodos se utilizan, cuales son las ventajas, sus desventajas y, al fin, resolver la gran duda: ¿se pueden correlacionar?

CONOCIENDO LAS DISTINTAS METODOLOGíAS

La metodologí­a Kjeldhal, actualmente, sigue siendo la técnica más usada. í‰sta emplea una digestión ácida (con ácido sulfúrico y catalizadores) y requiere un tiempo significativo de hasta 10 horas. Por lo general, se realiza a 420º C. La reacción forma sulfato de amonio que, en exceso de hidróxido de sodio, genera amoniaco, que se destila y se titula para determinar el contenido de Nitrógeno en el tejido vegetal, expresado en unidad de porcentaje.

Desde un punto de vista operativo, es un método complejo que necesita tiempo, costos e involucra una serie de puntos crí­ticos que pueden ser ví­ctimas de error.

Las normativas de BPL (buenas prácticas de laboratorio) involucran

a) La seguridad de sus operarios. Quemaduras corrosivas, aspiración de vapores ácidos y quemaduras por derrame de lí­quidos a alta temperatura, entre otros.
b) Manipulación y eliminación de desechos tóxicos. Esta metodologí­a debe neutralizar los siguientes desechos: acido sulfúrico, hidróxido de sodio, sulfato de potasio e indicadores.

La metodologí­a Dumas se inicia introduciendo la muestra en el equipo donde el Oxí­geno, como gas portador, en la primera etapa calcina la muestra y el Helio, en una segunda etapa, realiza una reacción de óxido reducción para posteriormente realizar la detección del contenido de Nitrógeno Total en el tejido vegetal. Este resultado se expresa en porcentaje.

En la metodologí­a Dumas la demora es, aproximadamente, de 4 minutos, no cuenta con muchos procedimientos (sólo uno), es un sistema cerrado (el operario no está expuesto a este) y no utiliza ácidos, por lo tanto, no produce desechos peligrosos y no tiene riesgos operativos para el personal.

¿SE CORRELACIONAN AMBOS Mí‰TODOS?

Todos los estudios hechos al respecto, publicados como internos, llegan a la misma conclusión, son absolutamente correlacionables (Reussi et al, 2008; Cruz et al., 2007; entre otros). Dependiendo de la especie y del momento en que se realice el análisis la diferencia puede variar entre un 1% a un 3% favorable a Dumas. En otras palabras, si realizamos un análisis foliar y su resultado de nitrógeno arroja un 2,5% con la metodologí­a Dumas, en el peor de los casos, en Kjeldahl, se obtendrí­a un 2,4% aproximadamente.

Pero estos niveles en el lí­mite del rango ¿podrí­a diferenciar la normalidad a deficiencia o exceso a normalidad?. Sí­, cuando se hace una interpretación del análisis absoluto.

Es por esta razón que se debe realizar un análisis más completo que involucre, al menos, tres variables para tomar una decisión. Nada es absoluto en agronomí­a.

Hoy, AGQ Labs cuenta con dinámicas de normalidad para casi todas las especies para Nitrógeno foliar mediante metodologí­a Dumas.

INTERPRETACIí“N DE RESULTADOS

Llamamos estándar ("valor óptimo del nutriente") a la sencilla explicación y/o filosofí­a, "en que valores del nutriente se obtienen los máximos rendimientos".

Sin duda, con ellos ha sido un avance sustancial en la fruticultura, pero esto ha ido avanzando y hoy nos encontramos en una realidad un poco distinta. El caso es que trabajamos con un sistema y en él influyen diversos factores como: lugar agroecológico, clima y microclimas, diversidad de suelos, diversidad de calidades de agua de riego, variedades distintas, portainjertos distintos, nuevas relaciones portainjerto/variedad, sequí­as y, sin duda el factor, humano (lí­neas técnicas, decisiones, costos, etc.)

Es por estos motivos que contar con una historia en el lugar es igual o más importante que buscar entrar en el "rango". En otras palabras, buscar el óptimo in situ.

¿Como lo logramos? Integrando todas las variables al análisis: suelo, agua y la planta. No sólo el análisis del laboratorio, también la observación del huerto, relaciones vigor/
producción, historia, etc. Sumamos a esto la importancia de generar equipos de trabajo para lograr la sinergia que buscamos.

TENDENCIAS

Cada vez los requerimientos de la industria, en cuanto a tiempos de respuestas de los resultados analí­ticos, fidelidad de los datos, relación costo v/s servicio v/s beneficio, son más frecuentes y necesarios. Esto obliga a optimizar procesos para lograr dar respuesta a la demanda. De todos los puntos anteriormente mencionados los más crí­ticos son el tiempo de respuesta y el costo. El primero es de vital importancia para "poder tomar una decisión oportuna" y el segundo para optimizar los recursos que cada dí­a son más escasos. Por esta razón, sin olvidar otras como la seguridad de operarios o disminución de la contaminación ambiental, varios laboratorios han incorporado a la rutina la Metodologí­a Dumas v/s Khjeldal. Además, a nivel de interpretación del dato, podemos notar que son correlativos. Qué más podemos pedir: respuesta rápida, rrecio más asequible y agronómicamente interpretable.

Hoy AGQ Labs, cuenta con ambas metodologí­as disponibles para el mercado.

BIBLIOGRAFíA CITADA

Cruz, A., D. Roman, O. Acevedo, E. Santos. 2007. Correlación del método Kjeldahl tradicional con el método Dumas automatizado para la determinación de proteí­na en alimentos. Tesis de Titulo. Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo. México. 105 p.
Reussi, N. H. Echeverria, H. Sainz. 2008. Comparación de métodos de determinación de nitrógeno y azufre en la planta: implicancia en el diagnostico de azufre en trigo.
Ciencias del suelo. 26 (2): 161-167. Argentina.